Sabiduría popular en estado puro- Los mejores refranes sobre el vino

El vino es una bebida que fascina a todas las capas de la sociedad y trasciende a categorías sociales. Gusta tanto a gente refinada y culta, como artistas y filósofos. Y después, también gusta al resto del vulgo y políticos.

Como ejemplo de esta fascinación, nos han llegado, hasta día de hoy, algunos refranes populares, transmitidos por generaciones durante siglos y siglos, que hablan del vino y de la bebida. Así que, poca broma. Hoy nos proponemos rescatar el conocimiento y la sabiduría que hay en la cultura popular, porque en ella se esconden verdades como puños (Ya te lo advertía tu abuela). Veamos los siguientes ejemplos:

  1. El buen vino añejo hace al hombre niño y remoza al viejo.

Este refrán significa que el vino tiene cualidades mágicas. Es capaz de convertir un niño en adulto. Y no sólo eso, si no de rejuvenecer a la gente mayor.  Viene a ser como una piedra filosofal en estado líquido.

  1. Al pan, pan y al vino, vino.

La siguiente expresión nos enseña algo que ya nos habíamos dado cuenta pero que siempre olvidamos: no hay que mezclar. Cada cosa, por su nombre. Sí, amigas y amigos, al pan hay que llamarle “pan” y al vino, “vino”.  Parece muy obvio pero llamarlo al revés, sería una estupidez (aparte de un jaleo enorme), porque tendrías que beberte el pan y comerte el vino. La cosa se pone aún más chunga cuando intentamos internacionalizar este refrán. Tomemos por ejemplo del inglés, si llamamos “pan” al pan entonces, estarías diciendo “Al pan, sartén”, lo que perdería el sentido del refrán. Ajá ¿A qué no era tan evidente?

  1. El buen vino resucita al peregrino.

El vino, no sólo tiene propiedades rejuvenecedoras (como hemos mencionado en el punto número 1) sino que, encima, es capaz de resucitar a un peregrino. Pero, eso sí, el vino tiene que ser bueno. Nada de un vino agua-chirri, que eso lo que hace es quitar años de vida.

  1. Vinos y amores, los viejos son los mejores.

Este refrán, en primer término, exalta los asuntos de la bebida y el amor. Pero luego, cambia de tema y acaba remarcando la supremacía de los viejos, que dice que son los mejores. Y punto. (Esto nos da una pista de quién, con suma humildad, se debió inventar este refrán)

  1. Buen vino, buena tajada y no apurarse por nada.

Esta expresión viene a ser la versión alcohólica de la clásica locución latina “Carpe Diem”. En definitiva, no dejes para mañana lo que puedas beberte hoy. Pura sabiduría popular.

Abuela Geek
Abuela Geek
Una noche, cuando volvía de mi paseo para bajar el colesterol, vi una luz... era la nave de Uno y como iba justa de pasta, le alquilé una habitación. "Dame tu número de teléfono y te bombardearé a whatsapps"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gráficos vectoriales diseñados por Freepik.