Venga ánimo… que ya queda menos

Después de haber sobrevivido al crudo invierno con sus bajas temperaturas, sus días grises y lluviosos y sus tardes oscuras desde las cinco… Después de haber hecho auténticos actos de heroicidad para liberarnos de las mantas que nos cubrían hasta las orejas cuando sonaba el despertador… ya llevamos unos cuantos meses de bonanza.

Pero parece que la mejora de la climatología, la presencia de mayor luz solar y el poder despojarnos del maldito abrigo con la llegada de la primavera no es suficiente. Lo que realmente nos gusta es calzarnos unas chancletas y olvidarnos por completo de nuestra rutina diaria, es decir, ¡estar de vacaciones! Unos tendrán más días y podrán trasladarse a destinos paradisíacos y otros se cogerán los días justos y deberán disfrutar de su residencia habitual desde la perspectiva de no estar condicionados a horarios, pero al fin y al cabo, de lo que se trata es de romper con la rutina y poder hacer, más o menos, lo que nos venga en gana.

Feliz Día Más Feliz

Pues bueno, esto ya está cada vez más cerca y el Día más feliz del año de 2015 será el sábado 8 de agosto tal y como coincidisteis la mayoría en la encuesta que realizamos el pasado verano. En la fecha ideal deben confluir un día festivo, sol a tutiplén y periodo de vacaciones, aspectos que en principio, y a falta del control absoluto de la climatología, cumple el segundo sábado del mes de agosto. ¡Qué diferencia con el “Blue Day”! que cae en el tercer lunes del mes de enero y se considera el día más triste del año al coincidir con una época oscura y gris en la que los buenos propósitos de principios de año ya han pasado al olvido.

Así que a disfrutarlo, que ya falta menos para que vuelvan a bajar las temperaturas, a acortarse los días y a tener que vestirnos con más de cinco capas e ir todo el día con la lengua fuera para cumplir con los horarios. Y para los que el día 8 no estéis de vacaciones, conformaros con aquello de… cuando la mayoría vuelva yo me iré y, al fin y al cabo, agosto es un buen mes para trabajar… no tengo a mi jefe soplándome el cogote, todo está más tranquilo y puedo encontrar aparcamiento en la puerta de mi despacho.

¡Feliz Día Más Feliz! Próximo sábado 8 de agosto de 2015

El segundo sábado de agosto, el Día Más Feliz del Año

Una encuesta realizada por Mequedouno a más de 1.000 internautas, concluye que el mejor día del año va asociado al buen tiempo y a un periodo de vacaciones.

Barcelona, 5 de agosto 2015./ La plataforma de ventas flash Mequedouno realizó una encuesta online a la que respondieron a más de 1.000 internautas, para determinar el “Día más feliz del año”, en contraposición al “Blue Monday”, tercer lunes del mes de enero, que se considera el día más triste del año, al coincidir con un periodo gris y oscuro en que los buenos propósitos del nuevo año han pasado a mejor vida. Según la consulta realizada, el segundo sábado del mes de agosto es el día “más feliz del año”.

La encuesta planteaba diversas preguntas como el día, la semana, el mes y la estación de año preferida para los internautas, así como aspectos que podían condicionar un día perfecto, como la climatología o encontrarse en periodo vacacional o laboral. A partir del cruce de todas las variables, la encuesta detreminó la fecha señalada como el “día más feliz del año”.

La confluencia de fin de semana, periodo de vacaciones o estación estival en España con buena climatología han resultado determinantes para señalar el segundo sábado de agosto como la mejor jornada del año. El 46% de las personas que respondieron a la encuesta considera el sábado como su día preferido de la semana. El verano es la mejor estación del año para el 50% de los encuestados y por lo que se refiere al mes, agosto es indiscutiblemente el preferido, y su segunda semana la mejor época. De la encuesta también se desprende las claras posiciones antagónicas entre el mejor y el peor día del año, que se ven representados en los extremos: enero vs agosto, lunes vs sábado e invierno vs verano.

Por último, la encuesta también valoró en qué medida están pendientes de sus vacaciones los españoles. La gran mayoría, 86%, afirma esperarlas pero no obsesionarse con ellas, mientras que son clara minoría los que afirman que llevan una cuenta atrás esperando a que lleguen o bien los que ni las contemplan en su día a día, ya que no las necesitan.

Para más información: Xavier Casado – Carlota Molas (932 404 420 / 679 165 523)

Cómo desenmascarar a un Impostor en Vino (Resumen de las cuatro entrevistas publicadas)

Entrevistamos a cuatro expertos en vino para que nos ayudaran a detectar a farsantes del mundo vinícola.

Impostor en Vino

Queríamos saber cómo desenmascarar a un impostor en vino y, para ello, hemos hablado con una catadora profesional, Cristina Alcalá; con el crítico gastronómico de Gastronomistas, Javier Sánchez; con la ex Head Sumiller del Mandarin Oriental Barcelona, Judith Cercós, y con Antonio Candelas, coordinador de catas de OpusWine. Después de las conversaciones con todos estos expertos podemos afirmar que hemos aprendido mucho de todos ellos, y que a partir de ahora, nos resultará mucho más sencillo descubrir al típico farsante que aprovecha cualquier encuentro de amigos o celebración familiar para intentar “dárnosla con el vino”.

Judith Cercós nos advirtió que para ser experto “se debe ser un poco humilde, ya que últimamente hay mucha gente que se piensa que esto del vino es un cachondeo, pero debes haber probado mucho para ser un buen profesional”. Entre risas, Javier Sánchez nos comentó que desconfía de las personas que se guían por las etiquetas de las botellas, aquellos que en su casa sólo tienen vinos con etiquetas modernas y artísticas, y Antonio Candelas nos animó diciéndonos que no nos frustremos si no somos sensibles al olfato y al gusto, ya que “la cata se aprende catando y si ponemos intención y práctica podremos desarrollar ambos sentidos”.

Entrevistados

Según nos confesó Cristina Alcalá, “hay personas que se mueven por esnobismo y quieren quedar bien ante los demás sin darse cuenta de que su pose les delata” y, por su parte, el catador de OpusWine, Antonio Candelas, admitió que “a veces da un poco de miedo ver como ciertas personas hacen bailar el vino, ya que se corre el riesgo de manchar a algún comensal”. El crítico de Gastronomistas, Javier Sánchez, reconoció que “beber el vino de golpe, sin dejarlo oxigenar, es señal de principiante, a la vez que de ansia por beber o coger una buena cogorza”. Mientras que la sommelier, Judith Cercós, puso el acento en que, “los profesionales sólo necesitan oler el vino para saber si es bueno o no. Si una persona hace de la cata un espectáculo, significa que hace pocos días que ha aprendido algo y quiere que los de su alrededor lo sepan”.

Serie Descubrir Impostor en Vino

Como consejos finales, Candelas concluyó que, “si ponemos intención en cada vino que catamos iremos descubriendo los secretos de este mundo, pero si ante un cocido sólo trasegamos el vino, al final pillaremos una melopea y poco más”. Alcalá aconsejó que si de verdad se quiere ser experto en vino, “hay que escuchar más que hablar; presumir lo mínimo y gestionar bien la vanidad y el ego”. Y, finalmente, Sánchez nos mandó un aviso para navegantes: “unos berberechos con un vermut, son unos berberechos con un vermut, no es necesario analizar detalladamente su manipulación durante dos minutos, ya que hay cosas que no dan más de sí”.

Así que vamos a seguir sus sabios consejos y probar y probar muchos vino 😉

Leer las entrevistas completas.

¡Hoy celebramos el #DiadelamigoMQ1!

¡Hoy celebramos el #DiadelamigoMQ1!
En MequedoUno nos hemos marcado un reto encontrar el regalo perfecto para animar a que se hagan amigos algunos personajes de nuestra actualidad. Sigue nuestras propuestas con el hashtag #DiadelamigoMQ1 en Twitter y también en Facebook.

¿Te animas a hacernos tus propuestas? Regalaremos un Vale de 20€ para el más original, así también podréis hacer un buen regalo a algún amigo.

Día del Amigo

¡Creemos que no existen las amistades imposibles!

Como motivo del Día del Amigo (20 de julio) en MequedoUno nos hemos marcado un reto. Creemos firmemente aquello de que “quien tiene un amigo tiene un tesoro” y, para ello, nada mejor que poner nuestro granito de arena para fomentar amistades imposibles.

¿Nuestra aportación? Pues animar a que personajes, en principio antagónicos, se hagan regalos como signo de amistad. ¿Os animáis a hacer vuestras sugerencias? En las próximas horas, nuestras primeras propuestas 😉

Dia del Amigo

Sigue el Día del Amigo de MeQuedoUno en Twitter, Facebook y en nuestro blog.

Entrevista a Antonio Candelas: “A veces da un poco de miedo ver cómo ciertas personas hacen bailar el vino, ya que se corre el riesgo de manchar a algún comensal”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Conversamos con Antonio Candelas, coordinador de catas de OpusWine, para saber su opinión acerca de cómo detectar a un impostor en materia de vino. Su primera afirmación es toda una declaración de intenciones, “un experto en vino no nace, se hace”. También añade que es importante que sea sensible al olfato y al gusto, pero no nos frustremos si al principio no es así, ya que “la cata se aprende catando” y si ponemos intención y práctica podremos desarrollar ambos sentidos.

Antonio Candelas

“Hay comportamientos que adaptan ciertas personas frente a una copa de vino que me da la sensación que, o bien no entiende nada o bien lo ha malinterpretado todo”, afirma Candelas. También añade que hacer un juicio sobre la lágrima del vino delata rápidamente al farsante, puesto que no es un elemento crucial. La forma en que se coge la copa también es clave, aunque aclara que no es definitorio ya que a veces para no resultar pedante no se aguanta la copa por el pie y, como mecanismo de defensa se opta por cogerla por el cuerpo”. La armonía al mover la copa es un aspecto determinante para tener más información sobre la experiencia que uno tienen en materia de vino. “A veces da un poco de miedo ver como ciertas personas hacen bailar el vino, ya que se corre el riesgo de manchar a algún comensal”.

Es común entre las personas que no son expertas posicionarse en sus gustos y elevar a categoría su opinión. ¿Qué me dices de la típica afirmación sin fundamento: “es que yo soy de tintos”?” Te pueden gustar los tintos, pero igual es porque nos has probado un blanco en condiciones. “A la persona que le gusta verdaderamente el vino, le gusta cualquier tipo de vino”, determina. En esta línea recuerda cuando ofreció una botella de vino, que a su parecer era bastante buena, a un conocido que se vanagloriaba de su alto conocimiento. La opinión que el supuesto “experto” emitió fue altamente decepcionante: “este vino a mí no me gusta porque me va a provocar dolor de cabeza”.

Finalmente, Candelas sostiene que el vino es un elemento de placer, por lo que si realmente nos gusta, nos aconseja quedar con un grupo de amigos en un sitio donde traten bien el vino y degustar unos cuantos. “Si ponemos intención en cada vino que catamos iremos descubriendo los secretos de este mundo, pero si ante un cocido sólo trasegamos el vino al final pillaremos una melopea y poco más”, concluye.

Entrevista a Judith Cercós: “Una persona que quiere ir de experta acostumbra a probar el vino como si de un espectáculo se tratara”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Judith Cercós, fundadora del bistró parisino Les Poulettes Batignolles y quien fue Head Sumiller del Mandarin Oriental Barcelona, responde a nuestras preguntas para saber cómo detectar a un impostor en materia de vino. Para ser experto, “se debe ser un poco humilde”, ya que últimamente, nos confiesa, hay mucha gente que se piensa que esto del vino es un cachondeo, pero debes haber probado mucho para ser un buen profesional.

“Yo como sumiller acostumbro a preguntar qué beben normalmente los comensales y si prefieren descubrir cosas nuevas”. Según la respuesta, tiene una primera idea de si sólo prueban el vino cuando van de restaurantes o si están acostumbrados a comprar vinos en tiendas especializadas para catar en casa. Es obvio que también es muy importante observar cómo cogen la copa, si lo hacen como si fuese una de coñac quiere decir que mucho no entienden, según Cercós. Una persona que quiere ir de experta y quiere hacer creer a los demás que realmente sabe del tema, acostumbra a probar el vino como si de un espectáculo se tratara, mirando el color, la copa, la forma… “Los profesionales sólo necesitan oler el vino para saber si es bueno o no”, afirma de forma contundente. Si una persona hace de la cata un espectáculo, significa que hace pocos días que ha aprendido algo y quiere que los de su alrededor lo sepan. “Esto quiere decir que es una persona experta… pero descafeinada”.

Cómo anécdota graciosa recuerda que una vez le pidieron un Pingus blanco. Para los que no sois expertos y habéis echado de menos el humor en la anécdota, aclarar que se trata de una reconocida marca de vino de Ribera del Duero que sólo lo puedes encontrar en tinto. Cuando Cercós le explicó al comensal que este vino no estaba disponible en blanco, él le respondió que había ido a la bodega y lo había probado. “Fue una situación curiosa”, admite la sumiller, quien supone que quería impresionar a la persona que le acompañaba porque respondía insistentemente que sí lo había probado. Finalmente, para terminar la conversación no tuvo otra alternativa que admitir al comensal que él era una persona con mucha suerte, ya que los demás mortales no han tenido el placer de probarlo.

Como consejo final, a los que pretenden ser expertos les diría: “probar mucho, probar y volver a probar”. El mundo del vino está en constante cambio y renovación. “Si piensas que eres un experto, te equivocas, porque cada día se abren nuevas puertas y no hay tiempo de absorber toda la información”.

Entrevista a Javier Sánchez: “La variedad de uva, pregunta clave para quitarle la careta a un supuesto experto en vino”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Hablamos con Javier Sánchez, crítico gastronómico que se ha empeñado en conocer todos los restaurantes de Madrid y plasmar su experiencia en Gastronomistas y otros medios, para indagar cómo detectar a un impostor en materia de vino. Se define como un novato del mundo vinícola y admite que, a pesar de que lleva años inmerso en este arte, su proceso de aprendizaje es lento y complejo. Según Sánchez, un experto es aquella persona que tiene cierto background, a la vez que una buena capacidad de observación, y afirma que para convertirse en erudito en la materia es necesario tener la cabeza despejada, los sentidos atentos y dejarse llevar por lo que te va contando el vino.

Cuando entramos al detalle, no duda en afirmar que para quitarle la careta a un supuesto experto en vino es clave preguntarle por la variedad de uva. “No falla”, admite. También es rasgo común de los farsantes en vino repetir como “papagayos” una serie de referencias y/o datos, enfrentándose a ciertas ideas preconcebidas sobre lo que han leído, sin dejarse sorprender ni enseñar por el vino que están catando. Cómo la persona coge la copa, es también un elemento básico, aunque con los numerosos tutoriales que existen hoy en día, cualquier impostor sabe cómo aguantarla sin desenmascararse. Beber el vino de golpe, sin dejarlo oxigenar y casi sin dejar que se aposente relajadamente en la copa, es señal de principiante, a la vez que de ansia por beber o coger una buena cogorza.

¿Habéis oído hablar del modo cata? Así es como define el crítico gastronómico la actitud solemne que adoptan ciertos novatos en el momento de abrir una botella y catar el vino. “Se ponen solemnes y un poco pesados”. Entre risas nos comenta que desconfía de las personas que se guían por las etiquetas de las botellas, aquellos que en su casa sólo tienen vinos con etiquetas modernas y artísticas, sin que haya un buen Protos en la colección, por ejemplo.

La experiencia también le ha enseñado que no por tener todos los utensilios del mercado en materia de vino y un botellero digno de admirar es sinónimo de estar frente a un experto en vino. En este sentido, nos cuenta que una vez fue a casa de un conocido que contaba con un espectacular arsenal de gadgets, pero que más que experto en vino, su amigo, era un trabajador cuya empresa le regalaba cada Navidad los últimos must have del mundo vinícola.

A los que se hacen pasar por expertos, Sánchez les aconseja que se relajen y disfruten de este mundo, recomendación que también haría extensible a los sibaritas gastronómicos. “Unos berberechos con un vermut, son unos berberechos con un vermut, no es necesario analizar detalladamente su manipulación durante dos minutos, ya que hay cosas que no dan más de sí”, concluye.