¡Hoy celebramos el #DiadelamigoMQ1!

¡Hoy celebramos el #DiadelamigoMQ1!
En MequedoUno nos hemos marcado un reto encontrar el regalo perfecto para animar a que se hagan amigos algunos personajes de nuestra actualidad. Sigue nuestras propuestas con el hashtag #DiadelamigoMQ1 en Twitter y también en Facebook.

¿Te animas a hacernos tus propuestas? Regalaremos un Vale de 20€ para el más original, así también podréis hacer un buen regalo a algún amigo.

Día del Amigo

¡Creemos que no existen las amistades imposibles!

Como motivo del Día del Amigo (20 de julio) en MequedoUno nos hemos marcado un reto. Creemos firmemente aquello de que “quien tiene un amigo tiene un tesoro” y, para ello, nada mejor que poner nuestro granito de arena para fomentar amistades imposibles.

¿Nuestra aportación? Pues animar a que personajes, en principio antagónicos, se hagan regalos como signo de amistad. ¿Os animáis a hacer vuestras sugerencias? En las próximas horas, nuestras primeras propuestas 😉

Dia del Amigo

Sigue el Día del Amigo de MeQuedoUno en Twitter, Facebook y en nuestro blog.

Entrevista a Antonio Candelas: “A veces da un poco de miedo ver cómo ciertas personas hacen bailar el vino, ya que se corre el riesgo de manchar a algún comensal”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Conversamos con Antonio Candelas, coordinador de catas de OpusWine, para saber su opinión acerca de cómo detectar a un impostor en materia de vino. Su primera afirmación es toda una declaración de intenciones, “un experto en vino no nace, se hace”. También añade que es importante que sea sensible al olfato y al gusto, pero no nos frustremos si al principio no es así, ya que “la cata se aprende catando” y si ponemos intención y práctica podremos desarrollar ambos sentidos.

Antonio Candelas

“Hay comportamientos que adaptan ciertas personas frente a una copa de vino que me da la sensación que, o bien no entiende nada o bien lo ha malinterpretado todo”, afirma Candelas. También añade que hacer un juicio sobre la lágrima del vino delata rápidamente al farsante, puesto que no es un elemento crucial. La forma en que se coge la copa también es clave, aunque aclara que no es definitorio ya que a veces para no resultar pedante no se aguanta la copa por el pie y, como mecanismo de defensa se opta por cogerla por el cuerpo”. La armonía al mover la copa es un aspecto determinante para tener más información sobre la experiencia que uno tienen en materia de vino. “A veces da un poco de miedo ver como ciertas personas hacen bailar el vino, ya que se corre el riesgo de manchar a algún comensal”.

Es común entre las personas que no son expertas posicionarse en sus gustos y elevar a categoría su opinión. ¿Qué me dices de la típica afirmación sin fundamento: “es que yo soy de tintos”?” Te pueden gustar los tintos, pero igual es porque nos has probado un blanco en condiciones. “A la persona que le gusta verdaderamente el vino, le gusta cualquier tipo de vino”, determina. En esta línea recuerda cuando ofreció una botella de vino, que a su parecer era bastante buena, a un conocido que se vanagloriaba de su alto conocimiento. La opinión que el supuesto “experto” emitió fue altamente decepcionante: “este vino a mí no me gusta porque me va a provocar dolor de cabeza”.

Finalmente, Candelas sostiene que el vino es un elemento de placer, por lo que si realmente nos gusta, nos aconseja quedar con un grupo de amigos en un sitio donde traten bien el vino y degustar unos cuantos. “Si ponemos intención en cada vino que catamos iremos descubriendo los secretos de este mundo, pero si ante un cocido sólo trasegamos el vino al final pillaremos una melopea y poco más”, concluye.

Entrevista a Judith Cercós: “Una persona que quiere ir de experta acostumbra a probar el vino como si de un espectáculo se tratara”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Judith Cercós, fundadora del bistró parisino Les Poulettes Batignolles y quien fue Head Sumiller del Mandarin Oriental Barcelona, responde a nuestras preguntas para saber cómo detectar a un impostor en materia de vino. Para ser experto, “se debe ser un poco humilde”, ya que últimamente, nos confiesa, hay mucha gente que se piensa que esto del vino es un cachondeo, pero debes haber probado mucho para ser un buen profesional.

“Yo como sumiller acostumbro a preguntar qué beben normalmente los comensales y si prefieren descubrir cosas nuevas”. Según la respuesta, tiene una primera idea de si sólo prueban el vino cuando van de restaurantes o si están acostumbrados a comprar vinos en tiendas especializadas para catar en casa. Es obvio que también es muy importante observar cómo cogen la copa, si lo hacen como si fuese una de coñac quiere decir que mucho no entienden, según Cercós. Una persona que quiere ir de experta y quiere hacer creer a los demás que realmente sabe del tema, acostumbra a probar el vino como si de un espectáculo se tratara, mirando el color, la copa, la forma… “Los profesionales sólo necesitan oler el vino para saber si es bueno o no”, afirma de forma contundente. Si una persona hace de la cata un espectáculo, significa que hace pocos días que ha aprendido algo y quiere que los de su alrededor lo sepan. “Esto quiere decir que es una persona experta… pero descafeinada”.

Cómo anécdota graciosa recuerda que una vez le pidieron un Pingus blanco. Para los que no sois expertos y habéis echado de menos el humor en la anécdota, aclarar que se trata de una reconocida marca de vino de Ribera del Duero que sólo lo puedes encontrar en tinto. Cuando Cercós le explicó al comensal que este vino no estaba disponible en blanco, él le respondió que había ido a la bodega y lo había probado. “Fue una situación curiosa”, admite la sumiller, quien supone que quería impresionar a la persona que le acompañaba porque respondía insistentemente que sí lo había probado. Finalmente, para terminar la conversación no tuvo otra alternativa que admitir al comensal que él era una persona con mucha suerte, ya que los demás mortales no han tenido el placer de probarlo.

Como consejo final, a los que pretenden ser expertos les diría: “probar mucho, probar y volver a probar”. El mundo del vino está en constante cambio y renovación. “Si piensas que eres un experto, te equivocas, porque cada día se abren nuevas puertas y no hay tiempo de absorber toda la información”.

Entrevista a Javier Sánchez: “La variedad de uva, pregunta clave para quitarle la careta a un supuesto experto en vino”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Hablamos con Javier Sánchez, crítico gastronómico que se ha empeñado en conocer todos los restaurantes de Madrid y plasmar su experiencia en Gastronomistas y otros medios, para indagar cómo detectar a un impostor en materia de vino. Se define como un novato del mundo vinícola y admite que, a pesar de que lleva años inmerso en este arte, su proceso de aprendizaje es lento y complejo. Según Sánchez, un experto es aquella persona que tiene cierto background, a la vez que una buena capacidad de observación, y afirma que para convertirse en erudito en la materia es necesario tener la cabeza despejada, los sentidos atentos y dejarse llevar por lo que te va contando el vino.

Cuando entramos al detalle, no duda en afirmar que para quitarle la careta a un supuesto experto en vino es clave preguntarle por la variedad de uva. “No falla”, admite. También es rasgo común de los farsantes en vino repetir como “papagayos” una serie de referencias y/o datos, enfrentándose a ciertas ideas preconcebidas sobre lo que han leído, sin dejarse sorprender ni enseñar por el vino que están catando. Cómo la persona coge la copa, es también un elemento básico, aunque con los numerosos tutoriales que existen hoy en día, cualquier impostor sabe cómo aguantarla sin desenmascararse. Beber el vino de golpe, sin dejarlo oxigenar y casi sin dejar que se aposente relajadamente en la copa, es señal de principiante, a la vez que de ansia por beber o coger una buena cogorza.

¿Habéis oído hablar del modo cata? Así es como define el crítico gastronómico la actitud solemne que adoptan ciertos novatos en el momento de abrir una botella y catar el vino. “Se ponen solemnes y un poco pesados”. Entre risas nos comenta que desconfía de las personas que se guían por las etiquetas de las botellas, aquellos que en su casa sólo tienen vinos con etiquetas modernas y artísticas, sin que haya un buen Protos en la colección, por ejemplo.

La experiencia también le ha enseñado que no por tener todos los utensilios del mercado en materia de vino y un botellero digno de admirar es sinónimo de estar frente a un experto en vino. En este sentido, nos cuenta que una vez fue a casa de un conocido que contaba con un espectacular arsenal de gadgets, pero que más que experto en vino, su amigo, era un trabajador cuya empresa le regalaba cada Navidad los últimos must have del mundo vinícola.

A los que se hacen pasar por expertos, Sánchez les aconseja que se relajen y disfruten de este mundo, recomendación que también haría extensible a los sibaritas gastronómicos. “Unos berberechos con un vermut, son unos berberechos con un vermut, no es necesario analizar detalladamente su manipulación durante dos minutos, ya que hay cosas que no dan más de sí”, concluye.

Entrevista a Cristina Alcalá: “Lo común entre los supuestos expertos en vino es decir que son expertos en vino”

SERIE DE ENTREVISTAS: CÓMO DESENMASCARAR A UN IMPOSTOR EN MATERIA DE VINO

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Entrevistamos a una catadora profesional, que además es consultora, colaboradora en distintos medios de comunicación y autora de la web que lleva su nombre, Cristina Alcalá. Según la catadora, un experto es la persona que transmite un conocimiento basado en su avalada experiencia personal y profesional, que tiene una visión global y coherente en su campo.

Nos explica que el vino es un concepto muy amplio y especializado, por lo que puedes preguntar algo relativo a la historia de una región a un enólogo y no saberlo. “Pero por ello no deja de ser un experto en vino”, quiere clarificar que lo importante en todo esto es la actitud. “Hay personas que se mueven por esnobismo y quieren quedar bien ante los demás sin darse cuenta de que su pose les delata”.

Cristina Alcalà

Para explicar de forma práctica cómo puede un supuesto experto delatarse nos expone dos actos muy frecuentes. El primero hace referencia a hablar sin parar sobre los aromas de un vino nada más servirlo, o hablar más del color que de las sensaciones en boca y, el segundo ejemplo, consiste en descorchar una botella de cava sin controlar la presión que ejerce el tapón y dejar que salga todo el carbónico.

Según Alcalá, lo común entre los supuestos expertos en vino es, precisamente, decir que son expertos en vino. Asimismo, acostumbran a memorizarse la información que consta en la etiqueta de las botellas, sin darse cuenta que la información imprescindible para un catador profesional no se encuentra en el papel. Cuando Alcalá se encuentra frente a personas que quieren darle lecciones de cata, lo que acostumbra a hacer es dejarles que hablen para así descubrir cómo perciben y deforman determinados aspectos relacionados del mundo del vino.

Finalmente nos cuenta una anécdota reciente, curiosa pero poco graciosa, admite. Estaba en un stand de una feria catando un vino y escuchó “muchas tonterías” que un supuesto experto recriminaba a una persona de una bodega, en tono de prepotencia, sobre los aromas del vino. Aspectos que según él, eran un defecto. Nada más lejos de la realidad, ella estaba catando el mismo vino y lo que pasaba es que era una uva, comarca y estilo que esa persona supuestamente “experta” desconocía. “El vino no tenía defectos. Ya se sabe, la ignorancia es atrevida”, concluye.

Como consejo final añade que si de verdad se quiere ser experto en vino, “hay que escuchar más que hablar; presumir lo mínimo y gestionar bien la vanidad y el ego”.

¿Cómo desenmascarar a un impostor en materia de vino?

Pero todo lo bueno se acaba…

¡Ohhhhh! Lo sabemos. Nosotros también estamos compungidos, tristes y alicaídos. Pero es que ya lo habíamos avisado: el 26 de mayo cerramos #MeQuedoSuperVegas. En dos semanas, hemos repartido mogollón de premios: 18.000€ en premios en total. Habéis jugado más de 35.096 partidas y entregado 3.367 premios.

3er Aniversario MeQuedoSuper

Aish, ha sido tan bonito que hasta da pena. Nos hemos reído. Nos hemos tensado. Nos hemos emocionado. Pero todo lo bueno se acaba.

Pero venga, ánimo. Que nos conocéis. Que no sabemos estarnos quietos. Y que en breve, montamos otra gorda.

Muchas gracias por compartir nuestro aniversario y hacerlo aún más especial de lo que esperábamos. Aprovechar estas últimas horas para jugar, que sois muy grandes 

¡Seguimos de aniversario!

La fiestaza por nuestro tercer cumpleaños está a punto de terminarse. Pero no os preocupéis, que aún quedan unos días de disfrute y desenfreno.

Siguiendo la dinámica de darle al botón y ganar descuentos, carritos y iPad mini ya hemos repartido premios por valor de 13.000€. Y nuestros adorables aliens han traído desde el

ciberespacio 1 iPad Mini. Pero ya sabéis cómo va esto de las Slot Machine y los juegos de azar, está calentito, calentito para que toque otro… Ahí lo dejamos, colegas.

Aún podéis ser premiados (o volver a ser premiados, si la suerte es vuestra amiga del alma). Tenéis hasta el 26 de mayo para seguir divirtiéndoos, ganando y celebrando con nosotros nuestro 3r Aniversario. Vamos, que la APP de #MeQuedoSuperVegas aún estará activa unos días.

3er Aniversario MeQuedoSuper

Por si no hemos sido suficiente machacas, os recordamos la mecánica one more time.

Entráis a la APP, le dais al “Me gusta” y jugáis. Cada día, tres vidas. Pero como nos hemos vuelto algo locos con la edad, y sabemos que tres vidas saben a poco, podéis jugar más veces: compartid la APP en vuestro Facebook o invitad a vuestras amistades –cuando una de elles juegue, ¡zas! ¡Vida extra!.

O sea que pulsando un botón rojo (que contra la tradición, no trae destrucción pero sí cosas majas) podéis ganar premios como un iPad mini, packs de producto exclusivos de primeras marcas valorados en 20€, 30€ y 50€, y cupones de descuento de 5€ o envíos gratis en pedidos mínimos de 25€. Los ganadores recibiréis un email con la confirmación del premio y un código para cambiarlo.

Todos los detalles, en las Bases del Juego.

¡Seguid compartiendo vuestra suerte!